Atención e Intención

visionepica-4

Lo único sobre lo que realmente tenemos control, nuestro libre albedrio, nuestro poder voluntario son: Nuestra Atención e Intención.

La Atención es la aplicación voluntaria de la actividad mental o de los sentidos a un determinado estímulo u objeto mental o sensible.

La Intención es la decisión de la voluntad propia en ordenanza a una finalidad. Es decir es dar nuestro poder a una idea, pensamiento o actividad para producir un efecto ya sea positivo o negativo.

Lo sepamos o no estas dos cosas dan forma a nuestro mundo en todo momento, es por esto que es necesario estar consientes y utilizarlas en cosas productivas para nuestro bien y del bien común, en lugar de dejar que el inconsciente las aproveche para construir cosas negativas.

Primero es importante saber que NO tenemos nada de control sobre nuestro mundo exterior por el simple hecho que esta fuera de nosotros, pensamos que podemos modificarlo, destruirlo, construirlo y hacer lo que queramos con él; por ejemplo construir una casa en un terreno que compramos, comprar un auto, viajar a una playa, sembrar un árbol o lo que sea.

Nosotros no controlamos como se van dando las cosas en cada uno de estos ejemplos solo podemos emplear toda nuestra atención e intención para que el universo por medio de la ley de la atracción materialice lo que queremos, pero en ningún momento controlamos el proceso, eso esta fuera de nuestro alcance.

Por supuesto que aplicando nuestra atención e intención sobre algo se producen los resultados que queremos, esto sucede todo el tiempo, pero el “Como” esta en el campo del posibilidades infinitas del universo, nosotros solo podemos poner nuestra poder en el “Que” y dejar que el universo haga su trabajo para que se desarrolle en el tiempo y manera perfectos para todos los involucrados.

Aunque sea difícil de aceptar tampoco tenemos control sobre nuestros pensamientos, emociones, sentimientos, etc. Si lo tuviéramos siempre estaríamos pensando cosas buenas, pensando en la abundancia, etc. Pero no es así, la verdad es que hay un flujo constante de pensamientos como nubes que pasan por el cielo, nosotros solo elegimos que nube queremos ver y seguir. Nuestra mente decide a que pensamiento o idea nos aferramos hasta que cambia, desaparece o le ponemos atención a otro pensamiento. Nosotros no creamos ese pensamiento solo le damos fuerza con el poder de la atención e intención. Si no les damos atención los pensamientos solo se siguen de largo. Hay pensamientos que llaman mucho mas nuestra atención que otros, generalmente los negativos y es por eso que vivimos resultados negativos en nuestras vidas. Pero si nos damos cuenta que estamos poniendo nuestra atención e intención en algo que no nos hace crecer, que no nos conviene o que no es para el bien común, debemos hacer un esfuerzo primero por apartar la atención de ahí y regresarla a algo que sea para el bien colectivo y el nuestro.

Cada cosa que hacemos, cada reacción que tenemos ante cualquier circunstancia esta cargada con nuestra intención, esta puede ser positiva, es decir llena de amor y luz o negativa es decir que lastima, con odio y con el fin de hacer daño. Por lo tanto debemos utilizar nuestra atención en todo momento para asegurarnos que la intención sea positiva la mayor parte del tiempo posible. La meditación Vipassana nos ayuda a lograr esto.